¿SABÍAS QUE...

a Sto. Domingo se le representa con un perro?

Pues, sí, la imagen de nuestro fundador siempre va acompañada de este peludo amigo del hombre. ¿Sabes por qué?

Todo tiene su origen en Juana, madre del santo. Cuando estaba embarazada, tuvo un sueño muy extraño. Soñó que en su vientre llevaba... ¡un perro! En el sueño, daba a luz y vio como el canino, portando una antorcha encendida, salía corriendo y prendía fuego al mundo.

Imagínate el susto de la pobre mujer... Tan acongojada estaba con el misterioso sueño, que lo contó a un abad buscando consejo. El santo varón calmó a Juana, y le explicó que el sueño era una profecía: el niño que llevaba en su vientre correría por el mundo llevando el fuego de Jesucristo, extendiéndolo por toda la tierra, y su voz, fuerte como el ladrido de un perro, resonaría por el mundo entero.

Así pues, desde entonces, el perro es... ¡“la mascota de nuestra Orden”!

PARA ORAR
¿Sabías que Dios te ha soñado con un propósito?

No es una casualidad que estés en el mundo, que vivas. No eres fruto del azar, sino que eres un sueño muy querido del Señor. ¡Cristo cuenta contigo, tiene una misión para ti! Y Jesucristo ha dado su Sangre por ti... ¡porque te sueña feliz!

VIVE DE CRISTO

Imprimir Correo electrónico

¿SABÍAS QUE?

¿SABÍAS QUE?

¡¡Bienvenido a esta nueva sección de nuestra página web!!

Esperamos que, con estos pequeños artículos puedas acercarte un poco más a nuestra Orden, nuestra Historia... pero, queremos ser sinceras desde el principio.

CONTINUAR LEYENDO

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!