HOY EL RETO DEL AMOR ES QUE TE MIDAS DESDE LA MIRADA DE CRISTO

Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LA JUSTA MEDIDA

Tenía que cortar unos cordones para hacer pulseras. Normalmente la referencia es uno de otro color que tiene la medida exacta, y así no se confunde con los que vas cortando. Pero, como no tenía otro color, utilicé el mismo cordón como medida.

El problema es que, según iba cortando, unas veces utilizaba uno, otras otro... A esto se sumaba que, al cortar, se tiende a ir achicando poco a poco los siguientes... así que me propuse firmemente hacerlos de tal manera que no se fuese haciendo el cordón más pequeño.

¿El resultado? Cada vez que cortaba, por el miedo a que se quedasen pequeños, iba dejando un poquito más de cuerda, y los últimos, en lugar de pulseras... ¡parecían collares!

A la hora de medirnos, tendemos a hacerlo con un cordón del mismo color: según nos han juzgado, nos han tratado los demás, vamos cortando nuestra medida. Así, según la aceptación que percibimos, unas veces se hace grande y otras pequeña... Es más, llegamos a actuar según la medida que percibimos que nos ponen, sintiéndonos cómodos o más nosotros allí donde percibimos que es larga la medida que nos ponen.

Sin embargo, el Amor no cambia de medida. Eres amado como eres, el Señor te ha hecho así, y no diferente, para que puedas cumplir el Propósito que Él tiene para ti.

¿Cuál es la justa medida de la pulsera? No está en nosotros, ni se entiende con miras humanas; es un cordón de otro color, que nos la marca, que es una referencia continua, y que, hagas lo que hagas, nunca cambia, pues te seguirá amando. Es diferente a todas las cuerdas por las que te sientes medido. La justa medida de la pulsera es medirte desde la mirada de Cristo.

Si te miras desde Su Amor, todo aquello que tú acortas de ti, es abrazado por Él, y lo que alargas, adquiere su justa medida. Si vives en el Amor de Cristo, no necesitarás defensas, ni tendrás miedo a ser aceptado, porque habrá siempre un cordón sosteniéndote.

Hoy el reto del amor es que te midas desde la mirada de Cristo. Lleva una cruz en el bolsillo y, cuando sientas ese miedo a la aceptación, al qué dirán... agárrala fuerte; cógete a la “cuerda de Cristo”, y di por dentro de ti: “Tú me quieres, me has soñado como soy”. Y entra con la cabeza alta, no porque estés por encima, sino que, por encima de todo, todo un Dios se ha enamorado de ti.

VIVE DE CRISTO

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

©Producciones es El- Vive de Cristo (Dominicas Lerma)
Prohibido cualquier reproducción para uso comercial. Solo se permite un uso para actividades de evangelización siempre que se publiquen sin ningún tipo de modificación.

EL AUDIO-RETO

EL AUDIO-RETO

¿LEES EL RETO? ¡AHORA TAMBIÉN PUEDES ESCUCHARLOS!

¡Por fin ha llegado el gran día! No te puedes imaginar el tiempo que llevamos todas mordiéndonos la lengua para no descubrir esta sorpresa. Es complicado mantener en secreto algo así, no escribir nada sobre ello... ¡¡¡pero ya está aquí!!!

Continuar Leyendo

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!