DOMINGO XXXI (T. Ordinario)

CICLO B

- AMARAS AL SEÑOR TU DIOS -

Dt. 6, 2-9

2 A fin de que temas a Yahveh tu Dios, guardando todos los preceptos y mandamientos que yo te prescribo hoy, tú, tu hijo y tu nieto, todos los días de tu vida, y así se prolonguen tus días.

3 Escucha, Israel; cuida de practicar lo que te hará feliz y por lo que te multiplicarás, como te ha dicho Yahveh, el Dios de tus padres, en la tierra que mana leche y miel.

4 Escucha, Israel: Yahveh nuestro Dios es el único Yahveh.

5 Amarás a Yahveh tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.

6 Queden en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy.

7 Se la repetirás a tus hijos, les hablarás de ellas tanto si estás en casa como si vas de viaje, así acostado como levantado;

8 las atarás a tu mano como una señal, y serán como una insignia entre tus ojos;

9 las escribirás en las jambas de tu casa y en tus puertas.

                  -   He aquí el espíritu de la religión deuteronómica.

(v. 2-3)      -Temer a Jahvé es expresión típica de la fidelidad a la Alianza. En adelante eltemor (Ex. 20, 20) implica a la vez un amor que responde al de Dios y una obediencia absoluta a todo lo que Dios manda (6, 2-5; 10, 12-15; Gn. 22, 12). El contenido religioso y moral de este temor se irá afinando sin cesar (Jos. 24, 14; I Re. 18, 3.12; Is. 11, 2).

(v. 4)         -Escucha Israel, Jahvé nuestro Dios, es el único Jahvé. Esta expresión es afirmación de monoteísmo. Es el comienzo de la oración llamada SHEMA (“Escucha) que sigue siendo una de las preferidas de la piedad judía.

                  -   A lo largo de la historia de Israel, esta fe en un Dios único no cesó de desprenderse de la fe en la elección y la alianza (Gn. 6, 18; 12, 1). La existencia de otros dioses no se llegó a afirmar nunca expresamente en los tiempos antiguos, pero la afirmación del Dios vivo, único Señor del mundo, lo mismo que de su pueblo (Ex. 3, 14; I Re. 18, 21; Am. 4, 13; Mi. 1, 11) se refuerza cada vez más con una negación sistemática de los falsos dioses (Sb. 14, 13; Is. 40, 20).

(v. 5)         -   El amor de Dios no es algo que quede a elección, es un mandamiento. Este amor, que responde al amor de Dios hacia su pueblo (7, 8; 10, 15) incluye el temor de Dios, la obligación de servirle y la observancia de sus preceptos (v. 13); (10, 12-13; 30, 2). Este mandamiento, no se encuentra explícito fuera del Dt., pero su equivalencia se da en II Re. 23, 25; Os. 6, 6). Aunque falte la letra del precepto, la realidad del amor a Dios llena los libros proféticos, sobre todo Oseas, Jeremías y los Salmos. Jesús, citando (Dt. 6, 5) dirá que el mayor de los mandamientos es el amor de Dios (Mt. 22, 37). Un amor que es compatible con el temor filial, pero que excluye el temor servil (I Jn. 4, 18).

Segunda Lectura: Hb. 7, 23-28

23 Además, aquellos sacerdotes fueron muchos, porque la muerte les impedía perdurar.

24 Pero éste posee un sacerdocio perpetuo porque permanece para siempre.

25 De ahí que pueda también salvar perfectamente a los que por él se llegan a Dios, ya que está siempre vivo para interceder en su favor.

26 Así es el Sumo Sacerdote que nos convenía: santo, inocente, incontaminado, apartado de los pecadores, encumbrado por encima de los cielos,

27 que no tiene necesidad de ofrecer sacrificios cada día, primero por sus pecados propios como aquellos Sumos Sacerdotes, luego por los del pueblo: y esto lo realizó de una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.

28 Es que la Ley instituye Sumos Sacerdotes a hombres frágiles: pero la palabra del juramento, posterior a la Ley, hace el Hijo perfecto para siempre.

(v. 23-25)  -   Cristo, sacerdote eterno, ejerce en el cielo su oficio de mediador e intercesor (Rm. 8, 34; I Jn. 2, 1). Su petición es análoga a la del Espíritu Santo que intercede ante Dios a favor de los santos (Rm. 8, 27; 7, 27).

(v. 27)       -   Esta ofrenda única de Cristo, se sitúa en el centro de la historia de la salvación, dando fin al largo periodo de preparativos (Rm. 10, 4). Esta es laplenitud de los tiempos (Gal. 4, 4), eltiempo presente y se inaugura la era escatológica. Aunque el plazo del último día (I Cor. 1, 8) es aún diferido por un periodo intermedio de duración indeterminada. Lo esencial de la salvación está ya adquirido desde el instante en que el hombre, en la persona de Cristo, ha muerto al pecado y ha resucitado a la vida nueva. Esta eficacia absoluta y definitiva del sacrificio de Cristo queda esencialmente subrayada por Hebreos: el sacrificio único (10, 12.14) realizadode una vez para siempre (9, 12.26.28; 10, 10; I Pe. 3, 18) se contrapone a los sacrificios de la antigua alianza, indefinidamente repetidos porque eran incapaces de procurar la salvación.

(v. 28)       -   Comparar con la promesa anterior a la ley mosaica (Ga. 3, 17). El Hijo es sacerdotepara siempre (5, 9).

Imprimir Correo electrónico

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!