¿VIACRUCIS?

El camino de la Cruz es una de las prácticas de devoción propias del tiempo cuaresmal, aunque siempre nos conviene; porque siempre no viene bien acercarnos a la humanidad de Cristo y sobre todo a la última etapa, la de su Pasión y muerte, tan extensamente descrita en los cuatro evangelios (casi todas las estaciones o etapas son evangélicas, narradas en el texto de alguno de los evangelios).
El rezo del Viacrucis personal o en común normalmente se inicia con una breve oración introductoria, o al menos con la señal de la Cruz. Se puede meditar en cada estación un breve espacio de tiempo, reflexionando en la estación o etapa o leyendo algún texto alusivo, y rezar alguna oración como el padrenuestro, gloria… lo que el Señor inspire. A veces es suficiente nombrar cada estación y estar en silencio amoroso; el silencio es muy importante, con él dejamos espacio para la escucha. Se puede leer el texto del evangelio del que está tomada la estación, hacer una reflexión espontánea, o usar algún libro de devoción.

Cada año en cuaresma, los viernes, rezamos en comunidad el Viacrucis y durante la semana Santa todos los días. Cada hermana que lo va a guiar se prepara uno nuevo que hace ella misma o que lo ha buscado. Todas seguimos los cuadros representativos de cada estación o parada. En total son 14 de las que no aparecen textualmente ninguna de las tres caídas ni algún otro pasaje como el de “la verónica”, aunque la tradición los ha incluido y pudiera haber sido así. De todos modos lo más importante como dice San Pablo es “tener los sentimiento s que tuvo Cristo Jesús”. Estos sentimientos de sumisión al Padre, de amor inmenso a cada uno de nosotros y de perdón hacia todos los enemigos que se ensañaban con El. Su mansedumbre… El Espíritu Santo que acompañó a Jesús también nos acompaña y es el que nos va configurando con Cristo. Por eso siempre conviene iniciar toda oración, meditación o reflexión: “En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Al terminar las 14 estaciones, nosotras solemos añadir la 15, la resurrección, porque no nos quedamos en la Pasión. El murió y resucitó. Y finalizamos, para entrar en comunión con toda la Iglesia rezando un Padrenuestro por las intenciones del Papa.

Imprimir Correo electrónico

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!