EL QUE SE HUMILLA SERÁ ENSALZADO

1 Y sucedió que, habiendo ido en sábado a casa de uno de los jefes de los fariseos para comer, ellos le estaban observando.

7 Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos, les dijo una parábola:
8 « Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto, no sea que haya sido convidado por él otro más distinguido que tú,
9 y viniendo el que os convidó a ti y a él, te diga: "Deja el sitio a éste", y entonces vayas a ocupar avergonzado el último puesto.
10 Al contrario, cuando seas convidado, vete a sentarte en el último puesto, de manera que, cuando venga el que te convidó, te diga: "Amigo, sube más arriba." Y esto será un honor para ti delante de todos los que estén contigo a la mesa.
11 Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado. » (Lc. 14, 1.7-11)

Ya al principio de tu ministerio, Jesús, ensalzaste a tu primo Juan Bautista diciendo de él: “no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista”. Y fue grande porque se hizo, toda su vida, muy pequeño. El decía ante Jesús: “Él tiene que crecer y yo tengo que menguar”. En su persona, definía lo que era la humildad.

Jesús tuvo que explicársela a los invitados al banquete: “no elijas los primeros puestos, no te lances a los honores y parabienes de los hombres, busca más bien ser alabado por Dios, cuando vea que te abajas y no te encumbras. Si te ensalzas, de cualquier forma, llegará un día en que te avergonzarás porque “el que se engrandece será humillado”.

Santa Teresa definía la humildad como:”andar en verdad”. Si nos miramos detenidamente, por muy dotados que estemos, veremos que tenemos muchas fallas. Somos criaturas y como tal, muy imperfectas. El bien que hacemos, viene de Dios, por tanto, ¿de qué gloriarnos? Y sin embargo, a pesar de que todo esto es razonable y sensato, vemos en el mundo un gran deseo de relucir y ser alabado. ¿Por qué es esto? Porque el pecado habita en nuestro corazón y ser humildes nos gusta a todos, pero lo que se sigue de vivir en el último puesto, esto, desagrada grandemente a nuestra naturaleza…

¡Señor, ¿quién nos librará de esta tendencia tan arraigada en el corazón? : Jesucristo, el Hijo de Dios, que desde su Encarnación no hizo sino abajarse, para darnos ejemplo. Pero su vida entera la ha entregado para que podamos, por su gracia, seguirle en este camino. Y no a la fuerza, sino arrastrados por su excesivo amor…

¡Jesús, haznos humildes y pequeños! ¡María, tu madre, con la gracia lo entendió bien y fue la criatura más humilde, después de su Hijo Jesús! “Dios ha mirado mi humildad”…

0DFB27B8 A1E0 499C 829A FFB502FFDA92

Imprimir Correo electrónico

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

Con motivo de sus 100 meditaciones publicadas en el “Rincón para orar”

P/ Hola, sor Matilde. Antes de nada, queremos felicitarte por esta gran efeméride. ¡Eso sí que es un trabajo constante! ¿Cuánto tiempo lleva en marcha el “Rincón para orar”?

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!