SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

31 Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no quedasen los cuerpos en la cruz el sábado - porque aquel sábado era muy solemne - rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran.

32 Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él.
33 Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas,
34 sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.
35 El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis.
36 Y todo esto sucedió para que se cumpliera la Escritura: No se le quebrará hueso alguno.
37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron. (Jn. 19, 31-37)

El Corazón de Jesús es un horno de amor que, destilando desde su Padre Dios, va derramándose sobre su criatura, el hombre. Su Corazón se dejó atravesar por una lanza: “y al punto salió sangre y agua”. No opuso resistencia a este cruel gesto del pecado del hombre: la violencia y el desamor. Y en esta tierra tan árida se dejó caer para que pudiéramos beber amor de Dios, hasta la locura.

“La sangre de Cristo nos limpia los pecados”. Y si es Jesús el que purifica, ¿quién se atreverá a negar que el hombre quede divinizado cuando bebe de su Sangre Preciosa?

Por su acción salvadora, entre tanto horror y pecado, “fue digno el Cordero degollado de recibir el honor, la fuerza, el poder, la gloria y la alabanza”. Porque fuiste degollado y atravesado, recibes del Padre todas las prerrogativas de tu divinidad. Una y otra vez, el Padre reitera que eres su Hijo, el Amado, y no hay otro que tanto le complazca. Y con Él y desde Él, recibimos nosotros, desde su Corazón, todas las olas de ternura que habitan en la Trinidad, pues todas las acciones divinas que salen de Ella comienzan siempre en tu Corazón, de donde Tú dijiste que “brotarían torrentes de Agua Viva”.
¡Vamos pues y bebamos de esta fuente inagotable y la gracia nos envolverá para que nada ni nadie nos aparte del Amor!...

¡No ceses Jesús de traer a nuestra tierra tu misericordia, pues todo somos unos pobres pecadores necesitados de tu Amor y de tu Bondad!...

¡Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confio!.

¡Corazón de Jesús, me abandono en Ti, mi Señor y mi Dios!.
¡Mi dulce Corazón, en Ti me apoyo y te quiero, a Ti me acojo!
¡Corazón de mi Jesús, sostenme con tu fuerza poderosa, te amo, Tu eres mi Roca y mi Alcázar, mi Libertador, mi Dios… ¡Ven, Señor Jesús!...

794B7D67 24B6 442C A162 30BABA1154D8

Imprimir Correo electrónico

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

Con motivo de sus 100 meditaciones publicadas en el “Rincón para orar”

P/ Hola, sor Matilde. Antes de nada, queremos felicitarte por esta gran efeméride. ¡Eso sí que es un trabajo constante! ¿Cuánto tiempo lleva en marcha el “Rincón para orar”?

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!