INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA.

17 Y al atardecer, llega él con los Doce.

18 Y mientras comían recostados, Jesús dijo: « Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará, el que come conmigo. »

19 Ellos empezaron a entristecerse y a decirle uno tras otro: « ¿Acaso soy yo? »
20 El les dijo: « Uno de los Doce que moja conmigo en el mismo plato.
21 Porque el Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido! »
22 Y mientras estaban comiendo, tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio y dijo: « Tomad, este es mi cuerpo. »
23 Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella.
24 Y les dijo: « Esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos. (Mc. 14, 17-24)

Nada ha deseado tan ardientemente Jesús durante su vida que entregarnos su Cuerpo y su Sangre para ser comida y bebida: “He deseado enormemente comer esta comida Pascual con vosotros, antes de padecer”. Su Cuerpo es verdadera comida que da la vida eterna y su Sangre es la sangre de Jesús en las venas de nuestro espíritu. Todo esto es alimento para el cielo y no para la tierra.

“No volveré a beber del fruto de la vid hasta que venga el Reino de Dios”. ¿Y qué sucederá cuando llegue el Reino de Dios?: pues que Jesús vendrá y llevará consigo a los que han comido su Cuerpo y bebido su Sangre. Reconocerá que son Él mismo, que le pertenecen porque son carne de su Carne y sangre de su Sangre… Este misterio ha de perpetuarse hasta el fin del mundo por mandato divino…

¡Qué enorme e inaudito consuelo el poder comer a Jesús y beber su Sangre, y no que asimilemos nosotros la divinidad, sino que es Dios el que nos transforma en Sí, siendo otros Jesús!. ¡Oh si al vernos los hombres después de haber comulgado a Jesús, pudieran decir: ¡mira, ahí está Cristo, se le nota, se le ve, se le siente! Y no que dejemos de ser hombres y mujeres frágiles y pobres, ¡no!, sino que el gran milagro es que sin dejar de ser lo que somos, nos transformemos, poco a poco, en lo que ansiamos ser: todo Dios. Al fin, a imagen de Dios nos creó el Padre del cielo y cómo desea que al vernos seamos como su Hijo Amado…

Jesús, después de este milagro de darnos su Cuerpo y su Sangre en comida, se lo suplicó al Padre: “¡Que todos sean uno, como Tú en Mí y Yo en Ti… Yo por ellos me santifico para que sean ellos santificados en verdad!”… Lo único que nos santifica es comer y beber su Cuerpo con fe y amor: “Si no coméis la Carne del Hijo del Hombre y no bebéis su Sangre, no tenéis vida en vosotros…, el que come de este pan vivirá para siempre…, y yo lo resucitare en el último día…, el que me come vivirá por mí”…

¡Dejémonos, pues, hermanos míos, amamantar al pecho del Señor, Él con todo su amor se nos ofrece!... ¡No vayamos a este alimento remisos o con desgana, le haríamos a Jesús un gran desprecio!...¿Qué Dios hay que se de en comida y bebida a sus devotos que confían en Él?...

¡Danos siempre de este Pan, Jesús… Danos siempre de tu Sangre!...

6AF9390D 7F70 4C29 AA2F D99BD1EE3F18

Imprimir Correo electrónico

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

Con motivo de sus 100 meditaciones publicadas en el “Rincón para orar”

P/ Hola, sor Matilde. Antes de nada, queremos felicitarte por esta gran efeméride. ¡Eso sí que es un trabajo constante! ¿Cuánto tiempo lleva en marcha el “Rincón para orar”?

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!