YO SOY LA VID 2

1 « Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador.

2 Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto.
3 Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado.
4 Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí.
5 Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada.
6 Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden.
7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis.
8 La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos. (Jn. 15, 1-8)

“La viña del Señor es la casa de Israel y Judá su plantación preferida. Esperaba rectitud y hubo violencia” (Is 5, 7). Así cantaba el profeta Isaías para decir que el pueblo de Dios fue infiel a su Alianza y como una viña que se deja abandonada y es pisoteada y no produce sino cardos, así tratará Dios a sus elegidos infieles…, pero Jesús viene a completar esta Palabra condenatoria, afirmando que El es la vid verdadera y el Padre el viñador.

Esta vez, el Amo plantó una viña selecta que le fue fiel: su Hijo Querido. El si que es la Viña del Señor. Y en torno a ella habrá muchos sarmientos que se pegarán en el tronco y darán copiosos frutos. Y no sólo vendrán de la casa de Israel, sino de todos los pueblos que, creyendo en Jesús, se injertaran en El, como lo hacen las ramas a la vid. Ellos si que han comprendido que: “sin mí, no podéis hacer nada”. Andaban en la vaciedad de sus pensamientos y en la insensatez de sus vidas y conocieron a Jesús y se pegaron a Él, siendo desde entonces ramas fértiles y de frutos selectos. Pues Jesús, la Viña escogida y preciosa ante Dios, no puede más que dar vida y vida abundante.

El es la savia, él es la gracia y los que creen en El y lo aman viven ya vida divina, están sellados por el amor de Dios. En este mundo, los sarmientos, a pesar de estar injertados a la vid, están expuestos a los fríos y a los calores, a las heladas y a ser podados por las contrariedades de la vida; pero si su cepa está unida a la vid-madre, nada puede temer porque en las tribulaciones, el alma crece en la fe y en la esperanza y su tronco se vuelve duro y nada lo podrá desangrar de lo que es su alimento y vida: la vida divina en él…

¿Quién me podrá apartar del amor de Dios, manifestado en Jesús, mi amado Señor? Nada ni nadie. Y si por un acaso fuera arrancada del tronco y echada fuera para quemar, su gran misericordia me restituirá a la Madre Vid, pues Dios conoce lo que hay en el hombre y sabe que lo buscamos como el primero y único amor…

¡Injértanos en Ti Jesús!...

CBE9D625 844D 4BB6 BF23 0E1A0C9240C2

Imprimir Correo electrónico

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

Con motivo de sus 100 meditaciones publicadas en el “Rincón para orar”

P/ Hola, sor Matilde. Antes de nada, queremos felicitarte por esta gran efeméride. ¡Eso sí que es un trabajo constante! ¿Cuánto tiempo lleva en marcha el “Rincón para orar”?

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!