DOMINGO DE TOMAS

19 Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: « La paz con vosotros. »

20 Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor.
21 Jesús les dijo otra vez: « La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío. »
22 Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: « Recibid el Espíritu Santo.
23 A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos. »
24 Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: « Hemos visto al Señor. »
25 Pero él les contestó: « Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré. »
26 Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: « La paz con vosotros. »
27 Luego dice a Tomás: « Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente. »
28 Tomás le contestó: « Señor mío y Dios mío. »
29 Dícele Jesús: « Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído. »
30 Jesús realizó en presencia de los discípulos otras muchas señales que no están escritas en este libro.
31 Estas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre. (Jn. 20, 19-31)

La situación de los apóstoles, después de la muerte de Jesús, es deprimente. Sólo tienen de positivo que siguen apretadamente unidos unos con otros para sostener entre ellos ese hilo de fe en el Maestro. Y algunos momentos para contagiarse de desesperanza y dudas: “estaban con las puertas cerradas” y aquí no hay luz.

Pero Jesús tiene para su debilidad el mejor de los regalos: romper este enclaustramiento e irrumpir entre ellos, en medio de su encierro y oscuridad. Y les dice: “paz a vosotros”. Esta forma de saludarlos ya les está dando vida y algo nuevo que ellos no conocían. Una paz que no es la de este mundo, la paz que se daban los judíos entre sí: ¡shalón, paz!. Esta paz que les trae Jesús viene de otra dimensión que ahora el Maestro les está haciendo experimentar: Es la Paz del Resucitado que trae consigo el Don del Espíritu Santo para perdonar ellos, con su fuerza y Luz, el pecado de todos los hombres.

Los apóstoles habían visto al Maestro perdonar los pecados, cosa que sólo Dios puede hacer, y ahora ¡ellos mismos reciben, de parte de Jesús, este regalo precioso!: un regalo de “seréis como dioses”…

Pero en esta primera aparición no estaba Tomás con ellos y cuando lo ven le cuentan entusiasmados y fuera de sí lo que Jesús les ha dicho. Y aquí chocan todos con el carácter positivista de Tomás: “si no veo y no toco sus llagas, no creo”…

A los ocho días vuelve Jesús a aparecerse y ahora estando Tomás entre ellos. Y le recrimina su falta de fe a los que le habían visto resucitado: “Mira y toca mis manos y mi ha costado”. Y Tomás hace la mayor confesión de fe en la divinidad de Jesús resucitado, cosa que hasta ahora los otros apóstoles no habían hecho: “¡Señor mío y Dios mío!”. Y Jesús: “¿porque me has visto has creído?”. Dichosos los que creen sin haber visto”. Tomás vio, no tocó, y creyó. Y Jesús nos pide creer en El, sin ver ni tocar. En esto somos bienaventurados, con una bendición de lo alto.

Pero estas cosas sucedieron para que en verdad creamos y no dudemos nunca de que Jesús es el Hijo de Dios que ha muerto y resucitado para salvarnos del pecado y de la muerte.

¡Gracias, Señor, por traernos dones tan altos y por la fe en tu humanidad resucitada!

B3A53EB6 A55B 41BA B642 7021D2DCFBF3

Imprimir Correo electrónico

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!