MARIA MAGDALENA

1 El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro.

11 Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro,
12 y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies.
13 Dícenle ellos: « Mujer, ¿por qué lloras? » Ella les respondió: « Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto. »
14 Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
15 Le dice Jesús: « Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? » Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: « Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré. »
16 Jesús le dice: « María. » Ella se vuelve y le dice en hebreo: « Rabbuní » - que quiere decir: « Maestro » -.
17 Dícele Jesús: « No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios. »
18 Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras.
(Jn. 20, 1.11-18)

María Magdalena no fue al sepulcro, fue a buscar a Jesús, pero para encontrarlo había de buscarle escondido en el sepulcro. La corteza donde estaba Jesús era dura: la oscuridad de la noche, la soledad, porque el amor no admite compañía; una tumba donde se supone que sólo está un cadáver, un sepulcro que estaba abierto y supuso que el cuerpo de Jesús se lo habían llevado…

Y en medio de esta congoja, su llanto y unas lágrimas desoladoras. Pero no se quedó en ellas, su amor le hizo moverse a mirar, pero sin dejar de llorar; y lo que vio no lo percibió en su realidad: dos seres celestes. Lo único real para María Magdalena era su dolor y angustia…

Y los ángeles le preguntan: ¿por qué lloras? Y Jesús se le aparece, pero no ve nada más que su deseo de tener de nuevo a su Señor. Y El añade: ¿a quién buscas? Y Jesús ya no resiste en su escondimiento y la llama como tantas veces la llamó en vida: “¡María!”. Es la voz del Amado y al reconocerle se tira sus pies y lo adora, lo besa, le manifiesta todo su corazón derramado ante El. Y El la deja, pero suavemente, como sólo sabe hacerlo el Amor; le dice que le suelte porque ya no estará más en esta tierra: se va el Padre que lo espera y también a ella y a sus hermanos los apóstoles, que Él ha elegido los primeros para ver su gloria…, ha de ir a ellos y ser el primer testigo de que Él ha resucitado…

Y María con este mandato, va muy alegre y presurosa a contar lo que le ha sucedido con Jesús.

DC34AB5E EB6C 477E ABDE E9627AE86545

Imprimir Correo electrónico

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

Con motivo de sus 100 meditaciones publicadas en el “Rincón para orar”

P/ Hola, sor Matilde. Antes de nada, queremos felicitarte por esta gran efeméride. ¡Eso sí que es un trabajo constante! ¿Cuánto tiempo lleva en marcha el “Rincón para orar”?

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!