LA ORACIÓN, LA LIMOSNA Y EL AYUNO

1 « Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial.

2 Por tanto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga.
3 Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha;
4 así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
5 « Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar en las sinagogas y en las esquinas de las plazas bien plantados para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga.
6 Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
16 « Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo que ya reciben su paga.
17 Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro,
18 para que tu ayuno sea visto, no por los hombres, sino por tu Padre que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. (Mt. 6, 1-6.16-18)

He aquí, al comienzo de la Cuaresma, tres prácticas religiosas: la limosna, amor hacia el próximo; la oración, amor hacia Dios, y el ayuno, amor a uno mismo. En el centro, como quicio, está la oración. Esta es la que da calidad a las otras dos prácticas.

Si mi oración tiene que ser a solas con Dios, en lo escondido y secreto, porque sólo a Él va dirigida y es con Él con quién yo diálogo y pido y alabo y adoro, del mismo modo ha de ser mi obra de amor al hermano. Que no lo sepa nadie, ni el que recibe mis desvelos y si fuera posible, que ni siquiera lo viera Dios. Porque lo que se hace por amor tiene como recompensa el mismo amor y no extiende la mano para recibir su paga. Ya está pagado con la alegría del amor mismo. Así dice Jesús: “Cuando ores, entra en tu cuarto y cierra la puerta y tu Padre Dios escuchará tu plegaria escondida a todos y sólo para Él…” y “cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha”. Hay como una secreta alegría, del todo espiritual, cuando entregamos algo nuestro, que es como darnos a nosotros mismos. Es como un poema de amor y de adoración que va directamente de mi corazón al corazón de Dios…

Cuando hacemos limosna en lo secreto, nos sentimos iluminados por dentro y oímos la voz del Señor que nos dice: “ven a mí empleado bueno y fiel, pasa al banquete de tu Señor…”. ¿Y qué banquete es éste? Pues la posesión de Dios ya en esta tierra…, son gozos que en este mundo no se dan.

Y por último, la práctica del ayuno. Sabemos que el mucho comer y excesivo deleite de los alimentos, embota la mente y nos haces menos racionales. Jesús nos ha dado ejemplo cuando estuvo 40 días y 40 noches sin probar alimento. Necesitaba prepararse para la misión que el Padre le había encomendado. Y Él no tenía pecado, no había de luchar contra sus tendencias desordenadas: la propia excelencia y gloria (soberbia); el disfrute sin medida de los bienes materiales (codicia), y el goce egoísta de los bienes (lujuria)

Es bueno en esta Cuaresma ayunar de nuestros apegos, porque sólo así podremos escuchar la voz de Dios que nos quiere para una misión especial y muy bella en su Iglesia. Hemos sido creados para ser santos y para irradiar la pureza y la luz de Dios, en nuestro mundo… ¡No frustremos el deseo de Dios!…

Oracion limosn y ayuno 1b

Imprimir Correo electrónico

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!