RESUCITA A LA HIJA DE JAIRO Y CURACIÓN DE LA HEMORROISA.

21 Jesús pasó de nuevo en la barca a la otra orilla y se aglomeró junto a él mucha gente; él estaba a la orilla del mar.

22 Llega uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verle, cae a sus pies,
23 y le suplica con insistencia diciendo: « Mi hija está a punto de morir; ven, impón tus manos sobre ella, para que se salve y viva. »
24 Y se fue con él. Le seguía un gran gentío que le oprimía.
25 Entonces, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años,
26 y que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado todos sus bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor,
27 habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto.
28 Pues decía: « Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me salvaré. »
29 Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que quedaba sana del mal.
30 Al instante, Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de él, se volvió entre la gente y decía: « ¿Quién me ha tocado los vestidos? »
31 Sus discípulos le contestaron: « Estás viendo que la gente te oprime y preguntas: "¿Quién me ha tocado?" »
32 Pero él miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había hecho.
33 Entonces, la mujer, viendo lo que le había sucedido, se acercó atemorizada y temblorosa, se postró ante él y le contó toda la verdad.
34 El le dijo: « Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad. »
35 Mientras estaba hablando llegan de la casa del jefe de la sinagoga unos dicendo: « Tu hija ha muerto; ¿a qué molestar ya al Maestro? »
36 Jesús que oyó lo que habían dicho, dice al jefe de la sinagoga: « No temas; solamente ten fe. »
37 Y no permitió que nadie le acompañara, a no ser Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago.
38 Llegan a la casa del jefe de la sinagoga y observa el alboroto, unos que lloraban y otros que daban grandes alaridos.
39 Entra y les dice: « ¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no ha muerto; está dormida. »
40 Y se burlaban de él. Pero él después de echar fuera a todos, toma consigo al padre de la niña, a la madre y a los suyos, y entra donde estaba la niña.
41 Y tomando la mano de la niña, le dice: « Talitá kum », que quiere decir: « Muchacha, a ti te digo, levántate. »
42 La muchacha se levantó al instante y se puso a andar, pues tenía doce años. Quedaron fuera de sí, llenos de estupor.
43 Y les insistió mucho en que nadie lo supiera; y les dijo que le dieran a ella de comer. (Mc. 5, 21-43)

Jairo, jefe de la Sinagoga, cree en Jesús que es el Mesías, “un profeta poderoso en obras y palabras” y ante todos los de su pueblo le confiesa como tal, al echarse a sus pies y suplicarle con insistencia: “impón las mano sobre mi hija que se está muriendo, para que sane y viva.” Y Jesús se fue con él. Pero al acercarse a la casa, unos le dijeron que la niña ya había muerto, que no siguiera molestando al Maestro… Aquí la fe de Jairo es puesta prueba: ¿podrá no sólo curar a su hijita, sino resucitarla?. Y Jesús le ayuda para que su fe no vacile: “no temas, ten sólo fe”. Y siguieron caminando hacia la casa. Allí encontraron un gran alboroto: las plañideras lloraban y gritaban e igualmente los de la casa…

Jesús los echó a todos fuera y tan solo tomó consigo a sus padres y a los discípulos que lo acompañaban. Y en el silencio de la habitación la tomó de la mano y dijo: “niña, levántate”. Y al instante se puso en pie… Todos se quedaron atónitos, de forma que no sabían qué decir y qué hacer. Entonces, Jesús les hizo volver el sí, mandando que dieran de comer a la niña…

Para Jesús es lo mismo curar que resucitar. Como es Dios, todo lo puede… ¡Cuántas veces nuestra fe no es fuerte y decimos: “eso sí que puede hacerlo Jesús, pero esto es muy complicado y difícil, no lo hará…”! Entonces, tendríamos que oír tu voz que nos dice de nuevo: “no temas, ten sólo fe”.

La fe y confianza es la que sólo arranca de las manos de Jesús los milagros: como la fe de esa mujer enferma, que en secreto sólo quiere tocar el manto de Jesús para quedar curada. ¡Su fe era muy grande y se tradujo en curación, a pesar de que Jesús no sabía las intenciones de esta mujer!. Pero sí que notó “que le arrancaban su fuerza sanadora y alabó su fe…

Tocar a Jesús lo necesitamos en muchos momentos de nuestra vida, porque aún si ni siquiera El lo sabe, nuestra fe no quedará defraudada y seremos bendecidos por Jesús, en nuestra confianza ilimitada en Él…

D923014D C363 42FC 8F79 B4589A5A7DC3

Imprimir Correo electrónico

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

Con motivo de sus 100 meditaciones publicadas en el “Rincón para orar”

P/ Hola, sor Matilde. Antes de nada, queremos felicitarte por esta gran efeméride. ¡Eso sí que es un trabajo constante! ¿Cuánto tiempo lleva en marcha el “Rincón para orar”?

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!