JESÚS PREDICA Y CURA EN GALILEA.

29 Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés.

30 La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella.
31 Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles.
32 Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados;
33 la ciudad entera estaba agolpada a la puerta.
34 Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían.
35 De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración.
36 Simón y sus compañeros fueron en su busca;
37 al encontrarle, le dicen: « Todos te buscan. »
38 El les dice: « Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido. »
39 Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios. (Mc. 1, 29-39)

“Yo para esto he salido”, para expulsar los demonios y curar toda dolencia y enfermedad. Y después de ver estos milagros, muchos creían en Él. Entonces era el momento de acoger el Evangelio, la “Buena Noticia” de la salvación de todos los hombres. Porque es imposible seguir a Jesús en todo lo que dice y hace y no estar convertido a El…, aunque alguna vez Jesús se lamenta y les dije a los judíos: “si no veis milagros, no creéis”. Y es que lo mejor para Dios es escuchar y después creer. Los milagros los vieron muchos y no se adhirieron a su Evangelio, porque la fe no entra por la vista sino por el oído; aunque el primer germen de fe ha de ser un don de Dios, ya que si Él no mueve nuestro corazón para creer en Jesús, nunca podrá iniciarse un proceso de fe y acogida de su persona y su doctrina.

Y en su enseñanza está la compasión y la misericordia de toda dolencia, ya sea física o moral o espiritual. Así, Jesús provoca a todos a que se le acerquen para curarlos. Y los poseídos por un demonio o varios, son los que presentan la mayor batalla contra Jesús, porque es una lucha frontal entre la luz y las tinieblas, que nunca podrán acogerse.

El mundo está en poder del Maligno y Jesús viene a echarle de este mundo y de los hombres, donde se ha aposentado. Pero los demonios son los más “fieles testigos” de que Jesús es el Hijo de Dios y, por tanto, Dios mismo: “¿Has venido a destruirnos? Sabemos quién eres, eres el Hijo de Dios”. Y Jesús siempre les calla, los hombres no están todavía preparados para acoger esta verdad última de Dios: Jesús, es su Hijo y, por tanto, es Dios mismo hecho hombre y los poderes de Dios actúan abiertamente en Él.

¡Señor, danos una fe muy firme para que creamos en Ti y sigamos tu Palabra, que siempre salva!

1CB204CD 12BD 4227 988B 03F1DF7A9439

Imprimir Correo electrónico

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

Con motivo de sus 100 meditaciones publicadas en el “Rincón para orar”

P/ Hola, sor Matilde. Antes de nada, queremos felicitarte por esta gran efeméride. ¡Eso sí que es un trabajo constante! ¿Cuánto tiempo lleva en marcha el “Rincón para orar”?

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!