LLAMAMIENTO A LOS DISCÍPULOS: SIMÓN Y ANDRÉS, SANTIAGO Y JUAN.

14 Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios:

15 « El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva. »


16 Bordeando el mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, largando las redes en el mar, pues eran pescadores.
17 Jesús les dijo: « Venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres. »
18 Al instante, dejando las redes, le siguieron.
19 Caminando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban también en la barca arreglando las redes;
20 y al instante los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras él. (Mc. 1, 14-10)

Después que Jesús fue bautizado y el Espíritu Santo bajó sobre Él y el Padre lo acreditó como su Hijo Amado, se fue a Galilea y predicaba la Buena Nueva de parte de Dios: la conversión y creer en el Evangelio que Jesús anunciaba…
Y paseando un día a la orilla del lago, vio a dos parejas de hermanos. Eran discípulos de Juan Bautista y deseaban seguir al Cordero de Dios que éste les había señalado: Santiago y Juan y Pedro y Andrés. Todos eran pescadores. Jesús les dijo: “seguidme”, y lo dejaron todo.

Hay un proceso en el seguimiento de Jesús. Lo primero es la iniciativa, que siempre parte de Él y no de nuestras ganas o deseos: “Seguidme” o “vente conmigo” o “ven”. Y los que oyen su voz, la escuchan y empiezan por dejar todo: sin familia, sin trabajo, sin bienes de posesiones, a los que los hombres les dan el título de “seguridades para el porvenir”, sin nada más que estar al lado de Jesús y aprender de Él como un pequeño discípulo. Esto conlleva la conversión de vida que es inmediata y sin cálculo alguno, porque el amor no planea, se lanza hacia el objeto amado: Jesús; porque sabe que Él va a colmar todos nuestros anhelos y deseos.

Dice un santo Padre que “la lentitud en el servicio, es ajena a la gracia del Espíritu Santo”. Por esto van con rapidez, sin demora, ya, ahora… Y por último, se acoge con ansia el Evangelio que Jesús nos trae, porque está impregnado de amor y unción divina. Con fe se responde a esta Buena Nueva y con ella quedamos santificados.

Y estos discípulos, después de un catecumenado con Jesús, se van identificando con Él hasta poder exclamar como Pablo: “Ya no vivo yo, sino que es Cristo quién vive en mí”. Y llegar a morir su misma muerte, para llegar a resucitar como Jesús de entre los muertos y sentarse a la derecha del Padre…

Los doce discípulos son paradigma para todo cristiano, y, por tanto, para todo llamado, y todos los somos, según la vocación de cada uno. Pero los elementos del seguimiento son comunes para todos y Dios da la gracia, y con amplitud, para cumplir su voluntad y llegar a la vida eterna, para gozar de la Gloria de Jesucristo.

686C0F53 D0B4 489F A4B0 BA0912DEF0D0

Imprimir Correo electrónico

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

ENTREVISTA BREVE A SOR MATILDE

Con motivo de sus 100 meditaciones publicadas en el “Rincón para orar”

P/ Hola, sor Matilde. Antes de nada, queremos felicitarte por esta gran efeméride. ¡Eso sí que es un trabajo constante! ¿Cuánto tiempo lleva en marcha el “Rincón para orar”?

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!