ANUNCIACIÓN A MARÍA

26 Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,

27 a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
28 Y entrando, le dijo: « Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. »
29 Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo.
30 El ángel le dijo: « No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios;
31 vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús.
32 El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre;
33 reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin. »
34 María respondió al ángel: « ¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón? »
35 El ángel le respondió: « El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.
36 Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril,
37 porque ninguna cosa es imposible para Dios. »
38 Dijo María: « He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. » Y el ángel dejándola se fue. (Lc. 1, 26-38)

El ángel Gabriel entró en la presencia de María y la saludó. Es obvio que estaba sola, ¿trabajando, orando…?. María supo que un ser angélico la hablaba y se sobrecogió ante lo sagrado. Se preguntaba qué saludo era aquel. “Si, alégrate y gózate en Dios, porque Él, no sólo se ha fijado en ti, sino que te ha colmado de benevolencia, llenándote de su pureza y ser inmaculado”.

Todas estas bendiciones la turbaron, porque no era consciente de su santidad y humildad; y porque era purísima, desde su concepción pudo entender su maternidad divina en una fe iluminada por el Espíritu Santo.

El ángel la calmó: “no temas María, porque has hallado gracia ante Dios, concebirás y darás a luz un hijo…” Todo este anuncio es un misterio: ¿dar a luz y seguir siendo virgen? Y pregunta cómo será eso. No pregunta el “qué” del misterio, sino el “cómo”, para saber qué ha de hacer ella en ésta, la voluntad de Dios: “El Espíritu Santo te cubrirá con su sombra”, y fecundará tú seno virgen con semilla divina; por ello, el nacido se llamará Santo e Hijo de Dios, con toda propiedad.

María le da a este Hijo su humanidad, en la maternidad, y Dios, en su Paternidad, le da la divinidad: será Dios verdadero y hombre verdadero, en una sola persona… María no entiende, pero acoge con fe robusta y humilde: “he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra”. Ella le dice a Dios que es una pobre esclava, que no sabe, no puede, no tiene, que en todo depende de Él, que es quien la ha creado, la ha bendecido y, en un éxtasis de amor, la ha hecho su madre. Dios con María lo hizo todo y lo pudo todo, por ello, la humildad de la Virgen hizo silencio y le dejó hacer a Dios en Ella.

Y el Verbo de Dios, el Hijo eterno del Padre, se hizo hombre y vino a vivir entre nosotros para divinizarnos, dándonos a conocer y amar a Dios Padre, como hijos adoptivos, en el que es verdadero Hijo, por toda la eternidad: Jesús, el Verbo de Dios, Dios de Dios y Luz de Luz…

08F4B02B 1CB6 426C 8F89 F495C7A79553

Imprimir Correo electrónico

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!