NECESITAMOS VIGILAR

35 « Estén ceñidos vuestros lomos y las lámparas encendidas,

36 y sed como hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que, en cuanto llegue y llame, al instante le abran.
37 Dichosos los siervos, que el señor al venir encuentre despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa y, yendo de uno a otro, les servirá.
38 Que venga en la segunda vigilia o en la tercera, si los encuentra así, ¡dichosos de ellos! (Lc. 12, 35-38)

Exhortación reiterativa de Jesús a la vigilancia en hacer el bien y no distraernos con un obrar inconsciente o a veces malo, buscando nuestros gozos y glorias y olvidando que soy tan solo un siervo a quien el Amo pedirá cuentas de la hacienda y dones que me ha encomendado, para que los administre bien y de fruto con mi trabajo perseverante.
Lo primero que dice Jesús es que nuestra lámpara ha de estar luciendo ante los hombres y, por tanto, ante Dios. La luz es Cristo, que nos ha regalado con su nacimiento y revelado el amor del Padre. Y esta Buena Nueva, la única, debe lucir y nunca apagarse. “Yo soy la luz del mundo, dice Jesús, el que me sigue no camina en las tinieblas sino que tendrá la Luz de la Vida”.

No tenemos otro proyecto de vida sino seguir a Jesús y esto en medio de nuestras tareas y oficios. ¿Cómo Dios puede exigirnos algo incompatible con nuestra vida y trabajo? No, Jesús, no es un intruso en nuestros planes y proyectos, al contrario, es el motor y el “aceite” que lubrica todo lo que emprendemos. Él es el amor que ilumina nuestra vida, dándole un sentido.

Dios ha querido hacer boda con nuestra naturaleza y esta fiesta inaudita requiere siervos despiertos en una continua acción de gracias y rendimiento por su amor. Sabemos que Jesús ha venido a servir, pero tanto como servirnos en el Reino a su mesa, eso es locura de amor y, por tanto, una sin razón humana, pero no así divina.

Lo nuestro es la gratitud estando despiertos a toda esta realidad. Y esto a media noche o de madrugada, es decir, en todo tiempo. El único sueño que se le regala al siervo fiel, es dormirse en una eterna alegría, en los brazos del Esposo que está ya por siempre desposado con nuestra naturaleza.

F49A0231 4A84 4C7F AF2B DDCDCE695127

Imprimir Correo electrónico

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!