AMAR A DIOS CON TODO EL CORAZON

34 Mas los fariseos, al enterarse de que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo,

35 y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba:
36 « Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley? »
37 El le dijo: « Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.
38 Este es el mayor y el primer mandamiento.
39 El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
40 De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas. » (Mt. 22, 34-40)

El Maestro de la Ley le plantea a Jesús una disyuntiva: o amar a Dios sobre todo o amar al prójimo, menguando el amor de Dios, de alguna manera. Pero uno sólo es el instrumento con el que amamos: la voluntad; y uno sólo es el acto que ella produce: el amor. No tenemos dos voluntades, ni dos amores.

Jesús, en su persona, nos ha revelado que Él es sólo y únicamente amor, porque una sola es su voluntad: amar a su Padre Dios y con este mismo amor, amar a sus hijos los hombres.

Así, San Juan, en un atrevimiento contemplativo, nos dijo: “Dios es amor”. Y es verdad, porque el Espíritu Santo se lo ha revelado.

Si esto es así, el que ama a Dios, ha de amar a su hermano con el amor de Jesús, hasta dar la vida por él. Entregar alma, vida y corazón para servirle, para escucharle, para curarle, para aguantar sus manías y dolencias, hasta sus pecados…, porque Jesús asumió en su Sagrada Persona todo lo nuestro. En Él nuestro ser quedó divinizado, porque no hay nada en cada uno que Jesús no haya cargado sobre sí y lo haya limpiado y redimido. ¿De qué, pues, tenemos que avergonzarnos?

Aunque todos se escandalicen de mí, yo no lo haré, porque “nada ni nadie puede apartarme del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús”. (Rm. 8, 38-39)

¡Demos gracias infinitas a Dios, con alabanzas continuas!.

CE7F9F58 7981 4119 904B 06904EE0ECE7

Imprimir Correo electrónico

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!