JESUCRISTO SUMO Y ETERNO SACERDOTE

             FIESTA

Is. 52,13-53,12

13 He aquí que prosperará mi Siervo, será enaltecido, levantado y ensalzado sobremanera. 

14 Así como se asombraron de él muchos - pues tan desfigurado tenía el aspecto que no parecía hombre, ni su apariencia era humana - 

15 otro tanto se admirarán muchas naciones; ante él cerrarán los reyes la boca, pues lo que nunca se les contó verán, y lo que nunca oyeron reconocerán.

1 ¿Quién dio crédito a nuestra noticia? Y el brazo de Yahveh ¿a quién se le reveló? 

2 Creció como un retoño delante de él, como raíz de tierra árida. No tenía apariencia ni presencia; (le vimos) y no tenía aspecto que pudiésemos estimar. 

3 Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no le tuvimos en cuenta. 

4 ¡Y con todo eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba! Nosotros le tuvimos por azotado, herido de Dios y humillado. 

5 El ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas. El soportó el castigo que nos trae la paz, y con sus cardenales hemos sido curados. 

6 Todos nosotros como ovejas erramos, cada uno marchó por su camino, y Yahveh descargó sobre él la culpa de todos nosotros. 

7 Fue oprimido, y él se humilló y no abrió la boca. Como un cordero al degüello era llevado, y como oveja que ante los que la trasquilan está muda, tampoco él abrió la boca. 

8 Tras arresto y juicio fue arrebatado, y de sus contemporáneos, ¿quién se preocupa? Fue arrancado de la tierra de los vivos; por las rebeldías de su pueblo ha sido herido; 

9 y se puso su sepultura entre los malvados y con los ricos su tumba, por más que no hizo atropello ni hubo engaño en su boca. 

10 Mas plugo a Yahveh quebrantarle con dolencias. Si se da a sí mismo en expiación, verá descendencia, alargará sus días, y lo que plazca a Yahveh se cumplirá por su mano. 

11 Por las fatigas de su alma, verá luz, se saciará. Por su conocimiento justificará mi Siervo a muchos y las culpas de ellos él soportará. 

12 Por eso le daré su parte entre los grandes y con poderosos repartirá despojos, ya que indefenso se entregó a la muerte y con los rebeldes fue contado, cuando él llevó el pecado de muchos, e intercedió por los rebeldes.

                 -    Este canto “Cuarto poema del varón de dolores” prosigue con el tema del sufrimiento (Sal 22).

(v. 13-15) -    Las persecuciones que el Siervo padecerá, con gran paciencia (53,7), son un escándalo para los espectadores (52,14-15; 53,2-3.7-9) pero en realidad son una intercesión y una expiación por los pecados. Estos vv. subrayan el estado de abatimiento a que se ve reducido el Servidor y al mismo tiempo muestra cómo este abatimiento es precisamente la condición para la salvación de las naciones. Allí donde ni siquiera se reconoce a un hombre, se podrá ver un gesto inaudito de Dios.

                 -    El canto parece un dialogo: Yahvé pronuncia un oráculo (V13-15), los reyes o los pueblos toman luego la palabra (53,1-10) para describir los sufrimientos del Siervo y acaso excusarse de no haber entendido el sentido; finalmente, Dios proclama una conclusión a favor de su Siervo (53,11-12).

(v. 53, 1-6)   - Aquí habla la comunidad y anuncia el destino de este Siervo, revelación nueva y casi increíble. Pero a la sorpresa e incomprensión primeras (V3.4.6-8) les sustituirá una mejor comprensión: esos sufrimientos no tienen otro fin que la salvación de la multitud(V11-12).

                 -    En (Is. 11,1-10) las imágenes del vástago y de la raíz acompañaban al anuncio alegre del Mesías davídico. Aquí sólo evocan el aspecto humilde y miserable del Siervo (Sal 22,7-8) (Mt 8,17) (I Pe 2,24).

(v. 7)        -    Probablemente Juan el Bautista alude a este V combinado con el V4, cuando presenta a Jesús como “cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Jn 1,29). Se ha observado que en arameo el mismo término TALYA´ designa al cordero y al Siervo. Es imposible que el Precursor empleara intencionadamente este término, pero el evangelista al escribir en griego, tuvo que elegir.

(v. 8)        -    “De sus contemporáneos”. La palabra hebrea significa “generación” en cuanto periodo de una vida y por extensión los que viven durante ese periodo.  “Ha sido herido”, “un golpe”.

(v. 9)        -    “Su tumba”, “en su muerte” BEMÔTAW. La predicación cristiana vio aquí un anuncio del sepulcro de José de Arimatea “hombre rico” (Mt 27,57-60). El texto no deja de ser difícil de interpretar (I Pe 2,22).

(v. 11)      -    “Verá luz”. Es Yahvé el que toma la palabra para explicar el misterio del sufrimiento del “siervo justo”: no sufre por sus propias faltas, sino que queda abrumado por los crímenes de la multitud e intercede por ella (Rm 3,26)                                                               

Lc. 22,14-20 

14 Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles; 

15 y les dijo: « Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; 

16 porque os digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios. » 

17 Y recibiendo una copa, dadas las gracias, dijo: « Tomad esto y repartidlo entre vosotros; 

18 porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios. » 

19 Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío. » 

20 De igual modo, después de cenar, la copa, diciendo: « Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros. 

                 -    La Iglesia primitiva celebró con regularidad la Cena del Señor (I Cor. 11, 20) (I Cor. 11, 23; Act. 2, 42-46). Fue voluntad de Jesús que así se celebrara. 1º) “Tomó” el pan como quien preside la comida, el padre de familia; 2º) “pronunció la bendición” sobre el pan = acción de gracias por los dones de Dios; 3º) “partió el pan”. Los panes ázimos eran discos planos grandes y correosos que para partir y distribuir había que romper o desgarrar. El comerlo suponía tener parte en la bendición dada. 4º) “Y lo dio”: acción comunitaria; 5º) “Tomad”. No debió comer Jesús el primero, ni lo comió. “Y dijo: ésto es mi Cuerpo”. El Cuerpo de Jesús que es entregado a la muerte para la salvación de los discípulos (I Cor. 10, 16). Entre la comida del pan eucarístico y la bebida de la copa, se consumía el cordero. La copa pasaba de mano en mano y era por lo mismo un cáliz de comunión. “Les da el cáliz” y él tampoco bebe porque su sangre es para los discípulos. La nueva alianza es sellada con su Sangre que “va a ser derramada” como sacrificio en la Cruz. (Is. 53, 12). Por “los muchos”, es decir por todos. El v. 25 tiene proyección escatológica: su muerte está al servicio de la venida del Reino de Dios, un Reino distinto del terreno-histórico.

Imprimir Correo electrónico

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!