15 DE AGOSTO - ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARIA

SOLEMNIDAD

        

Ap.11,19a ; 12,1-6a. 10ab

19 Y se abrió el Santuario de Dios en el cielo, y apareció el arca de su alianza en el Santuario

1 Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza;

2 está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz.

3 Y apareció otra señal en el cielo: un gran Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas.

4 Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz.

5 La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.

6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios

10 Oí entonces una fuerte voz que decía en el cielo: « Ahora ya ha llegado la salvación, el poder y el reinado de nuestro Dios y la potestad de su Cristo, porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios

(v.11, 19) -   Después que en el cántico de los ancianos, sólo había oído Juan de la recompensa de los justos, al final, en una visión simbólica se le muestra su morada actual y la meta final bienaventurada de todo lo que existe: es el cielo representado en la imagen del Templo de Jerusalén donde en otro tiempo había estado la presencia de Jahvé, en medio de su pueblo. Juan penetra con su mirada hasta el lugar Santísimo donde estaba el arca de la Alianza. El arca contenía el documento y las prendas de la 1ª alianza pasajera, modelo de la alianza nueva y eterna con la que se ha de concluir la historia. Esta nueva alianza, se ha hecho ahora realidad en su consumación bienaventurada (21,1-22,5).

(v.12, 1-2)- Todo lo que sucede en el mundo, incluso lo que no está bien, sólo puede comprenderse desde Dios; por ello, esta visión que quiere esclarecer la disputa entre la Iglesia de Dios y el poder del mundo comienza por el giro de la historia más trascendental: la encarnación del Hijo de Dios. El tiempo final en el que se restaurará todo hasta la consumación, está aquí, condensado con brevedad magistral en este cap. 12.

                 -    Con base en dos grandes señales: la mujer y el dragón, se desarrolla el misterio de la Iglesia. Conocer éste es necesario para poder soportar los últimos tiempos que preceden al fin. La primera mirada es al Redentor del mundo para resistir mejor el espectáculo del poder aniquilador del Anticristo. La 1ª señal, la ve Juan en una figura de mujer, radiante de luz. Todas las luces del cosmos la rodean: el sol de vestido, la luna, su pedestal y 12 estrellas por diadema. En contraste oye el vidente a la mujer, dar gritos de dolor y sufre los dolores del parto.

(v.12, 3-4)-   La 2ª señal está caracterizada por su color, su figura monstruosa y su acción destructora, como un ser del abismo que rompe el orden y ama el caos y la oscuridad: es el adversario de Dios que devasta el mundo y quiere cambiar los planes de salvación (12,9). Este monstruo intenta ser el mismo Dios (Dan7,7)(8,10); se presenta como una imitación del Cordero. De los 7 ojos, símbolos del Espíritu de Dios (5,6) se han hecho 7 cabezas; los 7 cuernos (5,6) se han elevado a 10 y las ´´muchas diademas´´ (19,12) son 7 coronas. Esta imagen tan desequilibrada ha pasado a ser perversión, intentando negar el poder de Dios. El diablo es efectivamente muy fuerte (¨diez cuernos¨) y es ¨príncipe de este mundo¨, de aquí las 7 coronas (Jn.12,31; 14,30) y tiene una grande furia de destrucción: “barre 1/3 de las estrellas”. Así está ante la mujer indefensa, dispuesto a devorar al niño que dé a luz.

(v. 12, 5)  -    El recién nacido, es el Mesías prometido (Sal. 2,9) que ha de arrojar al príncipe de este mundo (Jn.12,31) de aquí la tensión de la lucha por destruir al niño. Un niño recién nacido y un furioso dragón, todo hace prometer el éxito a este último, pero interviene Dios mismo y le salva constituyéndole soberano junto a El en su trono. He aquí toda la biografía de Jesús a lo largo de su vida con las insinuantes apariciones de Satanás y por fin, después de la muerte en cruz, su gloriosa exaltación a la derecha del Padre (Jn.12,31s). Se pone de relieve la convicción misma de San Pablo de que lo débil de Dios es más fuerte que los hombres (1ªCor.1,27s.) Las derrotas de la vida de Jesús, son sólo aparentes.

(v.12, 6) -    No ha de ser otra la suerte de la Iglesia que como una débil mujer parece entregada a la fuerza de Satanás. Pero Dios se interesa por ella lo mismo que por su Ungido y frustra todos los planes del Adversario. Aunque su marcha por la tierra se parezca mucho a la fuga del primer pueblo de Dios que huye del faraón, sin embargo viene protegida por Dios y conducida a la meta por su peligroso camino; los 1260 días son la época de la ocupación de Jerusalén por los gentiles (11,2), de la aparición de los dos testigos (11,3), y de la dominación del Anticristo(13,5).

                 -    Este (v6), sin lugar duda, cómo entendió Juan, la “mujer” apocalíptica: es la Madre del Mesías, no en la persona histórica única de la Virgen María, sino en el pueblo del A.T. de la alianza, la persona colectiva que iba a dar al mundo el Mesías de Dios como salvador (Rm.9,5). Las doce estrellas de la diadema nos remiten a las doce tribus de Israel. Los dolores del parto a (Is66,7-9; Miq4,9s). Pero en esta visión, la madre del Mesías, desborda el marco de Israel cuando huye al desierto donde Dios le prepara un asilo durante la época del Anticristo.

El pueblo del A.T. se transforma en el del N.T. en la Iglesia de Jesús. Ambos forman unidad.

Otra transformación en la imagen: la mujer luminosa pasa a ser la pobre perseguida en el desierto: ser sobrenatural y terrestre, vocación eterna y suerte pasajera de esta Iglesia. La comunidad de salvación de la Jerusalén celestial, tiene también su realización terrestre (Gal4,26; Hb12,22). Así la mujer, símbolo profundísimo en el Apocalipsis, es el pueblo de Dios en toda su extensión: histórica y celeste.

I Cor. 15, 20-26a.28

20 ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos como primicias de los que durmieron.

21 Porque, habiendo venido por un hombre la muerte, también por un hombre viene la resurrección de los muertos.

22 Pues del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos revivirán en Cristo.

23 Pero cada cual en su rango: Cristo como primicias; luego los de Cristo en su Venida.

24 Luego, el fin, cuando entregue a Dios Padre el Reino, depués de haber destruido todo Principado, Dominación y Potestad.

25 Porque debe él reinar hasta que ponga a todos sus enemigos bajo sus pies.

26 El último enemigo en ser destruido será la Muerte.

27 Porque ha sometido todas las cosas bajo sus pies. Mas cuando diga que « todo está sometido », es evidente que se excluye a Aquel que ha sometido a él todas las cosas.

28 Cuando hayan sido sometidas a él todas las cosas, entonces también el Hijo se someterá a Aquel que ha sometido a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todo.

(v. 20)      -    Con estepero no liberador y triunfal, pasa Pablo de la prolongada argumentación negativa (“si no) a la positiva de la certeza de la redención. A la luz de la resurrección ilumina toda la historia del mundo y de la salvación. Cristo es y sigue siendo el Resucitado.Primicias procede del lenguaje cúltico del Antiguo Testamento y se refiere a las primeras gavillas o frutos de la cosecha, que eran consagrados y presentados a Dios como reconocimiento de su supremacía, de la que se recibe toda bendición. Con esta ceremonia se abría la recolección y podía considerarse como santificado todo cuanto se recolectaba (Rom. 11, 16). Así pues la resurrección de Cristo atrae hacia sí la de todos los hombres, es uncomienzo.

(v. 21-22)  -   Y hace la comparación con la conexión de la humanidad adánica (Nm. 5, 12-21). Ve S. Pablo aquí un paralelo universal puesto por la libre voluntad de Dios entre la situación de condena introducida por Adán y la situación salvífica que se apoya en Cristo (la primera sólo se conoce desde el contexto de la salvación). ¿Se puede decir, a partir de quetodos los hijos de Adán mueren de igual manera que participarán de Cristo?. Su atención se centra sólo en los creyentes de Corinto. Pero la idea de una redención universal está dentro del pensamiento de S. Pablo (11, 32). En este planteamiento se abre una esperanza que incluye atodos, aunque algunos se puedan perder. En el (v. 21), no hay ningún verbo, en el (v. 22) hay variostodos mueren en presente ytodos serán vueltos a la vida en futuro. Los herejes de Corinto decían de la resurrección como algo espiritual, existencial y ya ocurrido. S. Pablo acentúa frente a ellos que lo decisivo está aún por venir.

(v. 23)       -   Aquí se da unorden cronológico y categorial y en ambos Cristo es el primero. En el segundo todos los de Cristo por la fe y el bautismo y despuéstodos”, es decir,el fin = TELOS.

(v. 24)       -   Aquí el contenido es más amplio, no solo el final de la historia, sino su finalidad (Dan cap. 2 y 7): los santos desplazarán a los reinos de la tierra, principados, potestades: no sólo son éstos los poderes demoníacos (2, 8) sino también esas fuerzas indefinibles pero eficaces que obstaculizan la voluntad humana.

(v. 25)       -   Seis veces encontramos la idea de sometimiento de los enemigos (v. 25-28).El tiene que reinar, se desarrolla en estos versículos la teología del reinado de Cristo y una especie de teología de la historia. El tiempo tiene una meta, hay un avance en el tiempo. Principio: resurrección de Cristo y fin: victoria sobre la muerte, están claramente expresados. Lo intermedio se expresa conhasta que se alude a los salmos mesiánicos (Sal. 8, 7; 109, 1).

(v. 28)       -   Hay intercambio en el sometimiento. Según los salmos, Dios somete todas las cosas al Hijo del Hombre, pero para S. Pablo esto no es el estado definitivo, ve más lejos que en los salmos que aprecian un reino terrenal. El dominio del Hijo no cesará nunca como nunca dejará de ser Hijo. Se expresa así: Todo el universo verá que lo único que ha interesado a Jesús es la gloria del Padre, de Dios. Sus cercanos, los que han vivido de su Espíritu lo experimentarán vivamente, lo que les unía a Jesús, desemboca finalmente en Dios. Todos participarán de Dios, pero habrá grados: “para que Dios lo sea todo en todos”. El hombre es definido como unacapacidad de Dios (Ef. 3, 19) (Col. 1, 19) (Rm. 8, 29) (Rm. 8, 17) (Jn. 1, 16).

Lc. 1, 39-56

39 En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá;

40 entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

41 Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo;

42 y exclamando con gran voz, dijo: « Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno;

43 y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?

44 Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.

45 ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor! »

46 Y dijo María: « Engrandece mi alma al Señor

47 y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador

48 porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,

49 porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre

50 y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.

51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón.

52 Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.

53 A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada.

54 Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia

55 - como había anunciado a nuestros padres - en favor de Abraham y de su linaje por los siglos. »

56 María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa.

-   Este episodio enlaza las dos narraciones de la anunciación de Juan y de Jesús y las del nacimiento y la infancia. Por este encuentro María adquiere una comprensión más profunda del mensaje que le trajo el ángel de parte de Dios. Este relato respira admirable intimidad y calor religioso.

(v. 39)       -   “Por aquellos días tuvo lugar la marcha, es decir, poco después de la anunciación. Va María de Nazaret a la región montañosa de Judá, limitada por el Negeb, el desierto de Judá y la Sefelá, en la actual En-Karin, a 6,5 Km. al oeste de Jerusalén. El camino por tanto de 3 ó 4 días de marcha.

María fue “con presteza a pesar de los incómodo del viaje. Para Lucas, aquí se inicia la gran marcha de la salvación que llena su evangelio y Act. La Palabra de Dios efectúa una marcha del cielo a la tierra, de Nazaret a Jerusalén, de Jerusalén a Judea y a Samaría y hasta los confines de la tierra, sin ver las dificultades sino siempre con presteza.

(v. 40)       -   Al entrar en casa de Zacarías, sólo saluda a Isabel (10, 4). La historia de la infancia contiene las lineas fundamentales de la acción de Jesús. El nacimiento natural del niño, se convierte en signo

                     del gozo ante el salvador.

(v. 41)       -   Es un signo distinto al que se vio en Esaú y Jacob (Gn. 25, 22s.). Dios dirige la historia de los hombres antes de su concepción (Jer. 1, 5). Isabel se llenó del Esp. Santo (10, 5s.) (Jl. 3, 1-5) (Act. 2, 17).

(v. 42)       -   Isabel habla bajo la moción de Dios en forma litúrgica solemne como los levitas delante del arca (I Cro. 16, 4). El Esp. Santo le revela el misterio de María y confirma la alabanza del ángel y la razón es el “bendito fruto de tu vientre” (Ef. 1, 3).

(v. 43-45)  -   (II Sam. 6, 2-11) Este texto influyó en la exposición de Lucas. María es el “arca de la alianza del N.T.”, lleva en su seno toda bendición, el centro del nuevo culto, y por respuesta del saludo de María “el niño saltó de júbilo (Mal. 3, 20), es tiempo de alegría.

-   El cántico de alabanza de Isabel termina: Bendita tú que has creído. Es Madre de Jesús porque creyó y obedeció a Dios (11, 27ss.). Con un acto de fe comenzó la historia de la salvación con Abrahán (Gen. 12, 1-5). María la completó creyendo las palabras de Dios de que ella sería la virgen madre del Mesías.        

                 -   Por el mensaje del ángel, por las palabras de Isabel, llena del Espíritu Santo y por la Sagrada Escritura reconoce María que el Señor ha hecho en ella cosas grandes. Su Cántico es un himno a la acción salvadora de Dios con su pueblo, que se consuma en Ella. La Iglesia canta con cantos semejantes las grandes gestas de Dios (Act 2, 46ss; Ef 5, 18ss).                            

                                                             (v.46-48) - Cántico de alabanza a Dios

                                                           (v.49-50) - Dios es poderoso, santo y misericordioso

                   Cántico del Magníficat      (v.51-53) - Dios en su acción salvadora

                                            (v.54-55) - Dios es fiel a las promesas

              

(v.46-48) -   Por Jesús ha venido Dios a ser el Salvador (Mt 1, 21). La alabanza de Dios y el gozo mesiánico escatológico penetran el alma y el espíritu de María y comienza en un cántico una liturgia de alabanza.

                 -    María se sabe entre los de humilde condición, los pobres y los pequeños a quienes los profetas y los salmos prometían la salvación (Is. 57,15). Jesús recoge estas promesas en sus bienaventuranzas (Mt 5,3).

                 -    La felicitación de María que ha comenzado Isabel, no tendrá ya fin. Todas las generaciones se unirán en María para alabarla. Las alabanzas del Rey son también las alabanzas de la Madre del Rey: por siempre y en todas partes.

(v.49-50) -    Poder, santidad y misericordia son los rasgos más luminosos de la imagen de Dios en el Antiguo Testamento. En Dios hay como una fuerza viva que pugna por abrirse paso: es su santidad (Ez 20,41). Pero por ser santo es también misericordioso y salva por su poder.

(v. 51-53) -    Expresa aquí María la experiencia de su pueblo (Dt 26,6-9). Esta historia de salvación está en el centro de la Iglesia (Act 1,14).

                 -    Los engreídos en su poder fueron derribados: Faraón al salir Israel de Egipto; los enemigos en la época de los jueces; los soberanos de Babilonia… Dios siempre interviene a favor de los pobres, los débiles, los humildes y abate a los que se precian de algo intelectual, política o socialmente porque cierran su corazón a Dios. En cambio los pobres claman a Iahvé y él los escucha: son las bienaventuranzas de las que María es prototipo. Jesús mismo vivirá también en sí, esta historia en la ley de la salvación (Fp 2,5-11).

(v. 54-55) -    En María está representado el pueblo de Dios: la hora de María, es la de su pueblo y esta hora alborea ya, y por tanto también para su Iglesia. “El siervo de Dios es Israel” (Is. 41,8ss). Ahora tiene cumplimiento la misericordia de Dios y la fidelidad a las promesas.

                 -    Abrahán recibió la promesa (Gen 12,2) en María se realizó, y el pueblo de Dios recibirá los frutos a través del fruto del seno de María donde se halla la historia de la salud. Este cántico de alabanza, recoge el cántico de alabanza de la estéril, a la que Dios ha dado descendencia: Ana, la madre de Samuel (Isam 2,1-10). Ambos cánticos, están alimentados por la acción de Dios en la historia salvífica.

                 -    La formación del niño se ha mirado siempre como obra de Dios (Gen 4,1) y más fue alabada su obra en la maternidad de las estériles, pero la de María, aventaja a todas porque es la Madre-Virgen del Mesías en quien son benditos todos los pueblos de la tierra.

                 -    La meditación agradecida de María se expresa en el lenguaje de cantos del Antiguo Testamento, porque los cantos de su pueblo, son su canto.

(v. 56) -   María permaneció con Isabel unos tres meses. Poco más o menos el mismo tiempo que había estado el arca de la alianza en Guirgát Járim.

             -    El “regreso a su casa” muestra que José todavía no la había tomado consigo. Ahora volvía a caer sobre ella el velo que ocultaba su misterio. Los rayos de la gloria, habían brillado por breve tiempo. Así va Jesús a través de su infancia y de su acción, así la Iglesia…

Imprimir Correo electrónico

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!