DOMINGO V DE CUARESMA

CICLO B

- LA ALIANZA NUEVA -

Jer. 31, 31-34

31 He aquí que días vienen - oráculo de Yahveh - en que yo pactaré con la casa de Israel (y con la casa de Judá) una nueva alianza;

 

32 no como la alianza que pacté con sus padres, cuando les tomé de la mano para sacarles de Egipto; que ellos rompieron mi alianza, y yo hice estrago en ellos - oráculo de Yahveh -.

33 Sino que esta será la alianza que yo pacte con la casa de Israel, después de aquellos días - oráculo de Yahveh -: pondré mi Ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.

34 Ya no tendrán que adoctrinar más el uno a su prójimo y el otro a su hermano, diciendo: « Conoced a Yahveh », pues todos ellos me conocerán del más chico al más grande - - oráculo de Yahveh - cuando perdone su culpa, y de su pecado no vuelva a acordarme.

                  -   Los versículos 31-34 son la cumbre espiritual del libro de Jeremías. Tras el fracaso de la antigua alianza (v. 32) y el fallido intento de Josías de restaurarla, el plan de Dios aparece bajo un aspecto nuevo. Después de una catástrofe que sólo dejará subsistir a unResto (Is. 4, 3) nuevamente se concluirá una alianza eterna (v. 31) como en los días de Noé (Is. 54, 9-10). Subsisten las antiguas perspectiva: fidelidad de los hombres a la ley, presencia divina que garantiza a los hombres la paz y prosperidad material (Ez. 36, 29-30), expresándose este ideal con la fórmula:Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo (v. 33; 7, 23; 11, 4; 30, 22; 31, 1; 32, 38; Ez. 11, 20; 36, 28; 37, 27; Za. 8,8; Dt. 7, 6). La novedad de la alianza se refiere a tres puntos:

                  1º)     La iniciativa divina del perdón de los pecados (v. 34; Ez. 36, 25-29; Sal. 51, 3-4.9).

                  2º)     La responsabilidad y la retribución personal (v. 29; Ez. 14, 12)

                  3º)     La interiorización de la religión: La ley deja de ser un mero código exterior para convertirse en una aspiración que alcanza elcorazón del hombres (v. 33; 24, 7; 32, 39), bajo la influencia del Espíritu de Dios que da al hombre un corazón nuevo (Ez. 36, 26-27; Sal. 51, 12; Jr. 4, 4) capaz deconocer a Dios (Os. 2, 22).

                  -   Esta nueva y eterna alianza, proclamada nuevamente por Ezequiel (36, 25-28), por los últimos capítulos de Isaías (55, 3; 59, 21; 61, 8; Ba. 2,35), vivida en el Sal. 51, será inaugurada por el sacrificio de Cristo (Mt. 26, 28p) y los Apóstoles anunciarán su cumplimiento (II Cor. 3, 6; Rm. 11, 27; Hb. 8, 6-13; 9, 15s.; I Jn. 5, 20).

Hb. 5, 7-9

7 El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte, fue escuchado por su actitud reverente,

8 y aun siendo Hijo, con lo que padeció experimentó la obediencia;

9 y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen,

(v. 7)         -   El sacrificio, puesto que está en relación con el pecado; muestra al sacerdote solidario de los hombres en presencia de Dios. En toda esta sección se pone de relieve la condición humana del sacerdote. Para representar a los hombres, debe de ser uno de ellos; para compadecer sus miserias debe haberlas compartido: (2, 17-18; 4, 15). Pues bien, esta condición humana deconocer (Rm. 7, 5) queda bien probada en Jesús por toda su vida terrena, por su debilidad (v. 2) y sobre todo por su agonía y su muerte. No es que Dios le haya librado de la muerte, para la cual había venido (Jn. 12, 27), sino que le arrancó de su poder (Act. 2, 24s.) y transformó esta muerte en una exaltación de gloria (Jn. 12, 27s.; 13, 31s.; 17, 5; Fp. 2, 9-11; Hb. 2, 9).Fue escuchado por su actitud reverente, este término implica respeto y sumisión: la virtud de la religión. La oración de Cristo en la agonía seguía inspirándose en una total sumisión a la voluntad de su Padre (Mt. 26, 39-42) por eso fue oído y escuchado.

                  -   El Hijo debía llegar a ser en los días de su vida mortal lo que de suyo era ya desde la eternidad. En el huerto de los Olivos, Jesús llama a Dios Abba y como Hijo se entrega a su voluntad.          

(v. 8-9)      -   Mas, losgritos y lágrimas no hacen pensar tanto en las historias de la Pasión de los Evangelios, como en la ansiedad y desesperación de los cristianos que ven en perspectiva una persecución sangrienta. A ellos y a nosotros quiere decirnos la carta que sólo la obediencia y el temor de Dios (12, 28) despejan el camino para la consumación celestial. Si la palabra EULABEIA, ha de traducirse porangustia, este versículo debería entenderse así: Diosescucha, es decir, librade la angustia, pero no nos dispensa de las amarguras de la muerte.

Imprimir Correo electrónico

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!