DOMINGO XXIV (T. Ordinario)

CICLO A

- EL RENCOR Y EL PERDON -

Eclo. 27, 30-28, 7

30 Rencor e ira son también abominables,

esa es la propiedad del pecador.

1 El que se venga, sufrirá venganza del Señor,

que cuenta exacta llevará de sus pecados.

2 Perdona a tu prójimo el agravio,

y, en cuanto lo pidas, te serán perdonados tus

pecados.

3 Hombre que a hombre guarda ira,

¿cómo del Señor espera curación?

4 De un hombre como él piedad no tiene,

¡y pide perdón por sus propios pecados!

5 El, que sólo es carne, guarda rencor,

¿quién obtendrá el perdón de sus pecados?

6 Acuérdate de las postrimerías, y deja ya de odiar,

recuerda la corrupción y la muerte, y sé fiel a los

mandamientos.

7 Recuerda los mandamientos, y no tengas rencor a tu prójimo,

recuerda la alianza del Altísimo, y pasa por alto la

ofensa.

                  -   Hoy nos hablan las lecturas del rencor, es decir, de la falta del hermano que no perdonamos en nuestro corazón. Las enseñanzas Eclo. están en plena actualidad con el Evangelio.

(v. 30)       -   Las cosas son lo que son por el juicio de Dios sobre ellas y el rencor es abominable ante sus ojos, de aquí que solo el pecador lo posea junto con la cólera. Es el pecador el hombre que se aparta del juicio de Dios.

(v. 1-2)      -   He aquí un paralelismo antitético usual en la literatura judía:

                     {El que se venga            -           Señor se vengará         -           tendrá en cuenta sus pecados

                     {El que perdona -           Dios oirá su oración    -           perdonará sus pecados.

                     (Mt. 6, 12) (Mt. 5, 23-24) (Eclo. 14, 15)

(v. 3-5)      -   Paralelismos sintéticos. Si Dios que es bueno y justo ¿cómo el hombre hecho de tierra puede conservar su rencor cuando ve que el mismo Dios perdona y no recuerda nuestros delitos?. Racionalmente ésto es una absurdo, cuánto más en la economía de la gracia en que Dios nos exige ser perfectos como su Padre del cielo lo es ¿quién podrá perdonar a un hombre así de insensato? Parece decir que ni el mismo Dios puede (Mt. 18, 23-35).

(v. 6)         -   Si el recuerdo de la misericordia de Dios no nos mueve a perdonar, al menos el temor nos llevará a hacerlo al pensar en nuestro fin que es próximo, en la muerte y desintegración de nuestro ser y todo ello puede ser eterno si persistimos en guardar rencor.

(v. 7)         -   Aquí invita a meditar los mandamientos y por amor a la Alianza del Altísimo, dejar de odiar de corazón al hermano.

Imprimir Correo electrónico

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!