¿POR QUÉ LLORAS? ¿A QUIEN BUSCAS?

Hace ya unos cuantos años que me ocurrió esto: estaba en la oración y era domingo de Resurrección reconozco que la noche anterior, durante la vigilia, no había resucitado lo suficiente, así que a la mañana siguiente estaba un poco llorosa. Cuando leí el evangelio y vi cómo Jesús le preguntaba a María ¿por qué lloras? Sentí en mi interior que esa pregunta me la estaba haciendo Él a mí en aquel momento; sin saber muy bien cómo fue, mire dentro del Sepulcro y vi que estaba vacío, entonces el gozo me inundo al ver que todo estaba vencido en Cristo.

Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Dícenle ellos: « Mujer, ¿por qué lloras? » Ella les respondió: « Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto. » Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: « Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? » Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: « Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré. » Jesús le dice: « María. » Ella se vuelve y le dice en hebreo: « Rabbuní » - que quiere decir: « Maestro » -. Dícele Jesús: « No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios. » Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras. (Jn 20,11-18)

Hoy Jesús te pregunta a ti, como hizo con María Magdalena la mañana de aquel primer día de la semana que cambio el mundo: “Mujer ¿Por qué lloras? ¿A quién buscas? (Jn 20,15). Esta pregunta nos la hace Jesús Resucitado que sale a nuestro encuentro en la situación concreta por la que estás pasando y Él te pregunta ¿por qué sigues llorando? ¿Que busca tu corazón que te provoca esas lágrimas? Jesús Resucitado se interesa por tus lágrimas, puede que estés llorando sin fe, sin creer que Cristo ha ganado todas tus batallas. Pero puedes exclamar: “¡pero si yo sigo sin resolver mi vida, sin dejar de sentir que todo me pesa, sigo con mi enfermedad, con mis preocupaciones, sigo con mis sufrimientos!.”

Ya desde la más antigua tradición los primeros Padre nos dan la clave del sufrimiento. Dice San Juan Damasceno: “lo que no es asumido no es sanado”. En esta mañana de Resurrección Cristo te invita a aceptar e integrar en tu vida todo el sufrimiento, y dirás: “pero ¡no puedo eso me aplasta, yo lucho por eliminarlo”, pues deja de luchar, ya hay uno que ha muerto por todo lo que te pesa y no puedes cargar por más tiempo con ello, el aguijón de la muerte ¿Dónde está? ¿Dónde esta la victoria de la muerte? No está, por Cristo con su Pasión, Muerte y Resurrección ha vencido y cargado con el peso de tu vida. Tu puedes cantar un cántico nuevo de redimidos, de salvado, de que todo lo que te hace sufrir le pertenece a Cristo y en Cristo y desde Cristo lo puedes vivir sin que te destruya.

Hay un problema en la Resurrección. Se necesita al Espíritu Santo para creer en ella, la resurrección es un acto de fe y si no te lo regala el Espíritu Santo como don es imposible creer, la muerte de Cristo fue algo evidente e histórico pero la resurrección sólo la acoge quien tiene al Espíritu Santo en su corazón. Sin el Espíritu Santo no tenemos ojos para reconocer al Resucitado y seguimos llorando sin esperanza como le ocurría a María Magdalena y como nos ocurre hoy a nosotros. Sólo desde la fe viva y real, que nos regala el Espíritu Santo, podemos prostrar nuestra razón a los pies de Cristo Resucitado y proclamar. “Señor mío y Dios mío” “yo creo que tú eres el Señor de mi vida y de la historia y que Dios te resucitó de entre los muertos”. Si crees esto estas salvado. Feliz Pascua de Resurrección. Sor Aroa O.P.

Imprimir Correo electrónico

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!